¿Has oído hablar del término efinertria?

La efinertria es la suma de actuaciones que una organización realiza para conseguir la mejor y más eficiente utilización de la energía.

Se define como efinertria las acciones, decisiones e inversiones que se realizan para acercar el rendimiento a 1.

La efinertria se diferencia del rendimiento (o eficiencia) en que la efinertria es la suma de todo aquello que un organismo puede hacer para alcanzar un rendimiento de 1, aunque no lo consiga porque no exista todavía una tecnología que lo permita.

Por ejemplo, una empresa que quiera generar su propia electricidad mediante placas fotovoltaicas, puede invertir en la mejor y más adecuada instalación para cubrir sus necesidades al 100%, pero no podrá hacer nada (hoy por hoy) para mejorar el 35% de eficiencia de los mejores paneles solares. Por tanto, el rendimiento de su instalación es del 35% mientras que su efinertria es del 100%.

Dicho de otro modo, una organización con una efinertria ideal del 100% es aquella que ya ha hecho todo lo que está disponible en el mercado y la ciencia para conseguir el máximo rendimiento energético de sus sistemas.

La efinertria es un concepto abstracto, filosófico, más difícil de medir que la eficiencia o rendimiento, ya que ¿hasta qué punto se puede estar seguro que se ha hecho todo lo posible?

Sin embargo, nos ayuda a poner un valor al esfuerzo que se está realizando.

Como dijo Lord Kevin,
Lo que no se define, no se puede medir. Lo que no se mide no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre.

Visita www.efinertria.org para conocer más de la filosofía de mejora continua y eficiencia energética